El cierre de los foros de Vogue no es trivial. Sensaciones sobre una progresiva histeria social

Es posible que nunca hayas escuchado sobre los foros de Vogue, la famosa revista de moda. Pues bien, han cerrado y no de cualquier manera.

Básicamente, una de las blogueras de moda más conocidas en España, Lovelypepa, colgó un vídeo hablando de su travesía por el acoso, donde mencionaba un hilo del foro.

Inmediatamente Vogue cerró el foro.

Muchas usuarias, comprensiblemente, se indignaron por el cierre del foro, pero realmente es una decisión fácil de entender. Los foros dan poco a ningún dinero, y aparentemente llevaba años abandonado totalmente, sin administración y la mitad de sus moderadores. Habrán recordado su existencia, y como no será más que el marrón que se le encaloma al becario, lo habrán cerrado, aprovechando para hacer un poco de relaciones públicas con el tema del acoso.

Sin embargo, me ha sorprendido la cantidad de gente que lo ha enfocado desde un prisma donde, bajo el motivo de luchar contra el acoso, está cojonudo cerrar un foro.

En fin, no me voy a pasar toda la tarde insertando Tweets, pero pilláis la idea.

Como siempre que se crean estos debates, la gente se mete a comentar, con mayor o menor acierto, cuáles son los límites de la libertad de expresión. Sin embargo lo que yo he visto otros días está muy lejos de un debate, y mucho más cerca de una reacción visceral.

Aquí veo varios problemas:

  1. El primero es que soy de esa clase de personas que cree que la gente tiene derecho a ser idiota, ofensiva o tener opiniones contrarias. Es la opción más segura para todos, entre otros motivos porque aunque hoy te encuentres dentro de la norma social, mañana puedes ser tú el idiota y el señalado. Y creo que la historia ha dado buena cuenta de que jugar con estas cosas suele acabar mal. Empieza con airadas declaraciones, y acaba con gente en la cárcel o muerta.

    Por favor, permitamos que la gente sea idiota. Es fácil ignorarlos.

  2. En segundo lugar, creo que caminamos hacia una sociedad donde el umbral de tolerancia que tiene la gente a opiniones contrarias o desagradables es muy bajo.

    Revisando el hilo que enlaza Lovelypepa en su vídeo (archive.org), lo veo veo son opiniones y críticas negativas, aunque admito que no me he leído las miles de páginas que tiene el hilo. En cualquier caso habiendo tenido foros y webs de todo pelaje, también me he encontrado con un flujo contínuo de insultos, y amenazas de muerte, que menciona ella.

    A mí me ha llegado a resultar muy pesado, o quizá cansino sea el mejor adjetivo, pero es el tipo de cosas que qùe puedes responder con un “pues vale tío”. Yo tampoco he sido el tipo más popular en el instituto, y también tuve mis épocas malas y mis cosas bastante chungas en el pasado y, no sé, de verdad, no se me hace tal difícil ignorarlo. No soy una mente privilegiada, eso lo puedo asegurar.

    Además nunca me había encontrado lo que sucede últimamente. Hace años, cuando se creaban enfrentamientos entre usuarios era raro que recibiese mensajes exigiéndome que hiciese algo. A veces protestaban por el tono de algunos usuarios, pero es que me sucede cada vez con mayor frecuencia que recibo mensajes mensajes privados exigiendo que les borre la cuenta, que borre el hilo donde se generó la discusión o situaciones similares.

    Si fuesen situaciones graves pues podría entenderlo, pero la mayoría de las veces sólo son desencuentros donde los usuarios se enconan en las posiciones sobre un tema concreto, acabando cuando uno le llama a otro troll, el otro le responde que es un cuñado o un facha, y demás.

    También podría comprenderlo si se tratase, digamos, de discusiones que pertenecen al ámbito de la actualidad política, donde los medios de comunicación y los partidos se dedican a azuzar a la población y crear crispación, pero en mi experiencia esto ocurre con hilos de prácticamente cualquier temática. Tanto puede ser un hilo sobre la situación de Cataluña, donde los ánimos estan a flor de piel, como uno sobre fitness, moda, relojes de cuco o películas en versión original.

    Estaría bien que alguien con paciencia y dinero hiciese un estudio de keywords como “me equivoqué” con datos de algunas comunidades, webhose.io, Twitter Firehose y si lo tiene, el servicio equivalente de Facebook. Sería interesante, pero esos datos cuestan pasta.

En cualquier caso, cerrar un foro es una manera absurda de afrontarlo. Más que nada porque esos usuarios simplemente se van a desplazar a otro foro o comunidad que ya exista, o montarán una nueva, algo que me consta que ya está sucediendo. Desde la perspectiva del propio influencer es doblemente torpe, ya que vas a encabronar a mucha gente que ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo en una comunidad. Todo eso se ha evaporado en un minuto, y ellos no tienen nada que ver con la polémica en cuestión. Si bien, como hemos visto antes, se ha ganado la simpatía de mucha otra gente, ha sido a costa de generar antipatía en mucha otra. Los foros de Vogue tenían muchísimos usuarios, no lo olvidemos.

Por último hay, para mí, un compenente sentimental detrás de todo esto. Los foros me parecen una herramienta fantástica de comunicación y para compartir conocimiento. Me resulta fastidioso ver cómo las redes sociales fagocitan toda la atención y la energía de la gente.

Los foros tienen algo especial. Las comunidades que crean suelen tener lazos más fuertes. He perdido la cuenta de la cantidad de amigos y parejas que se han formado en los foros que he administrado. El contenido que se crea muchas veces se hace explícitamente para tenerlo almacenado y consultarlo de vez en cuando (es increíble la cantidad de veces que las páginas de búsqueda aparecen en las estadísticas de uso de algunos proyectos). Es una especie de biblioteca entre amigos.

Sin embargo cada vez es más difícil hacer que crezcan y cuidarlos. Adaptarlos al uso de los teléfonos móviles no es suficiente. Hay un componente en esta nueva dificultad que no es tecnológico.

Edit: Podéis seguir la discusión en Menéame: https://www.meneame.net/m/actualidad/cierre-foros-vogue-no-trivial-sensaciones-sobre-progresiva